cursos minfulness otoño

A ver si a ti te pasa lo mismo. Durante el verano has bajado el ritmo. O al  menos lo has intentado. Nuestro reloj vital se relaja y se permite algún que otro capricho: hacer menos caso de los horarios, pasar más tiempo con los tuyos o regalarte algún que otro antojo gastronómico.

Pero llega septiembre y es como si nos dieran cuerda. Subimos de pulsaciones. Trabajo, casa, hijos, extraescolares… y ese enorme listado de buenos propósitos que hemos decidido incorporar, justo ahora: tengo que hacer más deporte; tengo que cuidarme con la comida; tengo que retomar el inglés; tengo que quedar más con mis amig@s; tengo que reservar tiempo para mi pareja; tengo que dejar de fumar…

Ya está. Acaba de empezar el otoño y estoy ahogad@. Vivimos en el “tengo que”, en vez de disfrutar, sentir y apreciar el presente. La práctica de Mindfulness equilibra ese reloj interno cuando se nos está yendo de las manos. Nos aporta herramientas para centrarnos en el ahora tanto física como mentalmente, cuando la cabeza nos lleva a pensar en diez cosas a la vez.

La atención es una habilidad innata que, afortunadamente, podemos entrenar. Las técnicas Mindfulness nos ayudan a re-conectar con las zonas más evolucionadas de nuestro cerebro para devolvernos el control de nuestras emociones en cualquier ámbito de la vida. Para ser capaces de gestionar ese estrés, ese agobio, esa ansiedad, que a veces nos paralizan.

Un consejo. No esperes a encontrarte mal para probarlo. Al contrario. Incorpóralo a tus rutinas diarias. A nivel individual, nos permite sentirnos mejor, centrados y conscientes. A nivel familiar, desarrolla la afectividad, la comunicación y enriquece las relaciones interpersonales. Al final, lo que conseguimos es mayor positivismo, mejorar la autoestima, la calma,  la claridad mental, reducimos la impulsividad y todo esto nos permite resolver mejor aquellas situaciones que nos incomodan. ¿Aplicaciones? Todas. En casa, en el trabajo, en el ámbito educativo, deportivo…

 

Otoño, tiempo de cambios

Practicar meditación nos hará conscientes de lo lejos y lo rápidamente que puede divagar nuestra mente, distrayéndonos de lo que deberíamos estar haciendo en un momento determinado. En una época de multitareas cerebrales, de calendarios de trabajo que nos abruman y de millones de impactos externos a nuestro alcance, solo esto debería bastar para que todos empezáramos a meditar.

El otoño es la estación del cambio. Caen las hojas para dar paso a  otras que continuarán el ciclo con más fuerza. Tiempo de transformación, de preparación, de dejar atrás hábitos poco saludables, de soltar lastres. ¿Qué quieres cambiar en tu vida?

Nuestros talleres para esta nueva temporada están a punto de arrancar. El 11 de octubre empezamos un Curso de Iniciación al Mindfulness de tardes, y el 19 de octubre otro de mañanas. Quedan ya muy poquitas plazas, así que no esperes. Deja entrar el otoño. Y respira.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *