paternidad consciente

Hace ya un tiempo de esto. En una ocasión, cuando mi hijo mayor tenía seis años, se me acercó y me pidió algo que para él era importante. Yo estaba preparando la merienda, recogiendo cacharros, pensando en los mil recados que quería solucionar esa tarde… Sin embargo, dejé lo que estaba haciendo, me agaché, miré sus maravillosos ojos y le respondí: “Cuéntame. Te escucho”. Siempre tengo presente esa cara de asombro y desconcierto total.

Todos sabemos que el mejor regalo para ellos es nuestra presencia. Nos demandan una paternidad y maternidad consciente, pero el ritmo de vida que llevamos nos impide dedicarles mayor atención. Fingimos escucharles mientras realizamos varias tareas a la vez, les trasladamos órdenes siempre precedidas por frases como “venga, date prisa”, “corre, que no llegamos” o “no nos va a dar tiempo”. Hasta las grandes marcas nos lo recuerdan en sus campañas publicitarias, apelando directamente a nuestras emociones. ¿Qué nos piden? ¿Juguetes o tiempo? Está claro, tiempo para jugar, para cenar juntos, para leer un cuento, para descubrir un lugar nuevo, para hacerles cosquillas…

 

 

Jon Kabat-Zinn, considerado el padre del Mindfulness en occidente, autor del libro “Padres conscientes, hijos felices”, insiste siempre en que tenemos que aprender a desconectar nuestro piloto automático y aterrizar en el momento presente.

“Es increíble comprobar cómo cambia radicalmente la actitud de los niños en cuanto perciben que estamos con ellos con nuestros cinco sentidos. La relación entre padres e hijos se convierte entonces en un flujo constante: las tensiones desaparecen y se alcanza una mágica sensación de gratitud y equilibro. La práctica siempre es la misma: estar completamente presentes, mirando en profundidad, sin juzgar o condenar los acontecimientos o nuestra experiencia de los mismos. Simplemente presencia y respuesta apropiada, momento a momento…”.

 

Pautas Mindfulness para una presencia plena

Cuando en nuestro entorno familiar introducimos de manera natural la práctica de Mindfulness, favorecemos una atmósfera en la que la atención consciente y la conexión con el ahora forman parte de nuestro día a día. Creamos un clima de mayor amabilidad, comprensión y sinceridad. De alguna forma, dota a los adultos de una especie de “radar” que nos permite captas las necesidades del niño. Desarrollamos una paciencia y una serenidad indispensables para percibir sus necesidades reales que, normalmente, tienen más que ver con su mundo emocional que con los hechos en sí.

Esta paternidad y maternidad consciente solo puede construirse si reconocemos la verdadera naturaleza de nuestros hijos, acompañándoles, pero dejando que sean ellos mismos. Requiere recrear la empatía y cultivar nuestra relación con ellos, algo que conlleva tiempo, atención y mucho cariño. Y, por supuesto, una aceptación incondicional, aunque a veces se alejen de nuestras expectativas.

He extraído algunas pautas muy útiles que Jon Kabat-Zinn nos plantea en este camino hacia la paternidad y maternidad consciente:

  • Trata de imaginar siempre el mundo desde el punto de vista de tu hijo. ¿Cómo te está viendo?
  • Practica el ver a tus hijos tal y como son. Permanece atento a sus expectativas respecto a ellos mismos y considera si están bien encaminadas.
  • Cada hijo es único y tiene sus propias necesidades. Deberían ir antes que las tuyas.
  • Practica la presencia silenciosa y la escucha.
  • Aprende a no perder tu propio equilibrio, a pesar de las tensiones.
  • Si te has equivocado o has traicionado la confianza de tu hijo, pídele perdón.
  • Pon límites claros, pero desde el conocimiento, no desde el miedo o el control.
  • Cuando te sientas perdido, haz una parada y medita.

Esta nueva visión de las cosas relaja y facilita la relación en la familia. Las tensiones se minimizan y se alcanza un clima de mayor equilibrio y sensación de gratitud. Trabajar constantemente la meditación y el propio autoconocimiento, te permitirá dar a tus hijos lo mejor que tienes: tú mismo.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *