Mindfulness nube de tags

Ya va siendo hora de arrancar este blog y centrarme (que de esto trata el Mindfulness) en compartir mi experiencia alrededor de esta práctica, entrenamiento o actitud vital. Podríamos definirlo de muchas maneras, la verdad. Sólo espero que este espacio os resulte enriquecedor (a vosotros y a mí misma) y alcancemos un objetivo que es de sentido común, pero a veces nada sencillo: sentirnos bien en nuestro día a día.

Rebobino un poquito. Muchos lo habréis oído mencionar últimamente (está en auge, no hay duda); para otros será un “palabro” extraño. ¿Qué es esto del Mindfulness? Traducido literalmente del inglés sería algo así como “atención plena” o “conciencia plena”. En esencia significa ser conscientes de nuestro momento presente, experimentar nuestra vida tal y como es, con una actitud curiosa por aquello que pasa dentro y fuera de nosotros. Ser capaces de mirarnos sin etiquetas, de auto observarnos, y de hacer frente a aquellas emociones incómodas que nos generan conflicto.

¿Os habéis percatado del ruido que nos envuelve? Vivimos, o más bien sobrevivimos, en el mundo de la inmediatez, de los cambios constantes, del ya para ya, de los ritmos frenéticos tanto en el ámbito laboral, como familiar y personal. Nos superan el exceso de información, el estrés diario, la incertidumbre… ¿No tenéis la sensación de vivir con el piloto automático puesto, mientras te pierdes todo lo bueno que pasa a tu alrededor? Nuestros pensamientos nos atrapan y, mientras vivimos secuestrados entre el pasado y el futuro, nos alejamos de lo más valioso, nuestro presente. Abarcamos tanto, que no nos centramos en nada.

 

Meditación para mirarse a uno mismo

El valor del Mindfulness es que podemos darle la vuelta a esta dinámica. Necesitamos herramientas que nos ayuden a enfocar la mente, a desplegar nuestras cualidades y a fomentar los momentos de felicidad. Esta práctica, que combina diferentes disciplinas de culturas orientales y bebe de la meditación zen y el yoga, se sustenta en tres pilares: la meditación para, a través de la respiración, anclarnos al cuerpo; la auto observación para entender qué creencias y automatismos rigen nuestro pensamiento; y la práctica informal, que no es otra cosa que hacer de tu vida el gimnasio de la atención.

De esta forma, primero nos conocemos, después nos entendemos y, desde ese darnos cuenta, podemos elegir y actuar conscientemente, en vez de reaccionar automáticamente como si nuestros sentimientos ya estuvieran programados. Esta capacidad tiene un poder transformador inmenso en cualquier ámbito de nuestra vida:

  • Individual: para recuperar el bienestar y el equilibrio mente-cuerpo, gestionar nuestros sentimientos, reducir la ansiedad y la impulsividad, mejorar el positivismo y la autoestima o resolver mejor situaciones conflictivas que nos generan sufrimiento.
  • Familiar: para desarrollar la afectividad, la comunicación consciente y la empatía en nuestro entorno cercano.
  • Laboral: para favorecer la inteligencia emocional, la motivación, el trabajo en equipo, la creatividad y aprender a canalizar situaciones de estrés. Os invito a leer este artículo que publiqué hace unos días en el que hablaba sobre cómo se está aplicando en equipos directivos, mandos intermedios, pymes, etc.

 

Técnicas Mindfulness en grupo

Uno de los aspectos que más satisfacciones me proporciona tanto a nivel profesional como personal es la práctica de Mindfulness en pequeños grupos. Resulta apasionante comprobar la capacidad que tenemos de modificar conductas y pensamientos poco saludables en apenas un par de meses. Está demostrado científicamente que, con veinticinco minutos de meditación al día durante ocho semanas, ya percibimos cambios en la estructura cerebral.
El 17 de febrero comienzo un Curso de Iniciación al Mindfulness (que será cíclico a lo largo del año), en el que vamos a compartir sus fundamentos principales y a entrenar en grupo ejercicios básicos que, después, puedes aplicar en tu día a día de forma independiente. Y, ¿por qué esto es tan positivo? Porque te ayuda desde el minuto cero a controlar mejor tus emociones, a entender qué patrones están moviendo tu vida. Y esto permite encontrar el equilibrio por muy compleja que sea la situación a la que te enfrentes.
¡Céntrate en el presente! Sólo depende de ti.

 

Pensamiento Dalai Lama

2 comentarios en “Mindfulness: ¿cómo puede mejorar tu vida?

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *