enrique-nicolaas-seminario-mindfulness

“Nuestro bloqueo emocional más grande es sentir la necesidad de algo que no tienes”

 

El experto en Mindfulness y desarrollo personal Enrique Nicolaas estará en Pamplona entre el 21 y el 26  de febrero impartiendo una charla abierta, varios seminarios y sesiones individualizadas. ¡Apúntate ya!

 

Su currículum es tan extenso como su sonrisa. Licenciado en Psicología y Musicoterapia, Master en BioFlow y especialista en Mindfulness, desarrollo personal y espiritualidad. Su mochila profesional lleva ya 25 años de recorrido pero, confiesa, le sigue moviendo la misma inquietud que en los comienzos: un profundo sentido de la búsqueda interior.

Vamos a tener la suerte de contar con la presencia de Enrique Nicolaas en Pamplona, entre los días 21 y 26 de febrero. Esa semana va a compartir una charla abierta y dos seminarios de fin de semana que profundizan en diferentes aspectos de Mindfulness (bloqueos emocionales, respiración consciente, despertar la felicidad…), así como sesiones individuales basadas en la armonización energética.

Enrique Nicolaas, argentino, comenzó a interesarse ya en los años 90 por todas estas disciplinas, cuando apenas se conocían y tan solo eran prácticas informales. Orientó su formación universitaria hacia estudios con un gran enfoque humano, que ejerció durante años especialmente con niños y personas mayores. Según él mismo nos explica, “soy la conjunción de ese espíritu más aventurero, explorador, que quiere saber qué pasa con el espíritu humano y las emociones y, al mismo tiempo, tratar de encontrarles un correlato científico”.

 

-Llevas ya varias semanas en España, dentro de un tour por varias ciudades como Madrid y Santiago de Compostela. Estos viajes tan intensos tienen que suponer un termómetro respecto a cómo está la sociedad y cómo vivimos. ¿Tan mal estamos?

Suele venir dos veces al año a España y me siento como en casa, porque hay muchas costumbres que compartimos. Pero sí detecto en ambos países un nivel alto de estrés, la rapidez con la que hacemos todo. Es cierto que las crisis económicas nos impactan, porque nos sacan de nuestra zona de confort y el mundo occidental ha cambiado mucho por la globalización, internet… Esto modifica nuestra realidad psíquica. Estamos muy estructurados y abocados al trabajo, y esto hace que tengamos muy poco tiempo para nosotros mismos. Se incrementan determinadas enfermedades, porque la mente enferma y las emociones enferman. Las gripes, las contracturas, los dolores de espalda… no son simples manifestaciones de que nos pasa algo a nivel físico. Nos pasa algo internamente.

-Sueles mencionar dos frases muy inspiradoras. “Piensa más allá de lo que ves” y “Haz que las cosas sucedan”. ¿Necesitamos removernos por dentro, romper con hábitos adquiridos y confiar en nuestra voluntad para conseguir sentirnos mejor, en el fondo, más felices?

Estas dos frases me acompañan desde hace mucho tiempo. El mundo que tenemos es maravilloso, la cara y cruz de una misma moneda, pero muchas veces no nos vemos a nosotros mismos. Siempre esperamos que nos ocurran cosas hermosas para cambiar. Que llegue el amor de tu vida, el trabajo ideal… para ser felices. Nos decimos, cuando adelgace, me compraré la ropa que me gusta. Siempre ponemos condiciones porque nunca nos aceptamos como somos. En todos los seminarios siempre les planteo por qué uno no produce felicidad sin la necesidad de que tenga un fundamento. ¿Por qué necesito un justificante? Es cierto que requiero una motivación pero, ¿no puede ser mi propia felicidad? Esto tiene que ver con ser capaces de decirnos que somos seres humanos tan importantes, tan únicos, tan irrepetibles que no necesitamos un fundamento cósmico, ni político, ni social, para salir adelante en la vida. Cuando vienen a los retiros, a los seminarios, los alumnos se llenan de esta energía del “yo puedo”, basado en la confianza y en estar atento a lo que a uno le pasa.

“Siempre esperamos que nos ocurran cosas hermosas para cambiar, ponemos condiciones porque nunca nos aceptamos como somos”.

-El 21 de febrero, martes, ofreces una charla abierta a todo el público sobre el potencial del Mindfulness. ¿Qué van a encontrar los asistentes?

Mindfulness significa conciencia plena, llevar nuestra atención al momento presente. Nuestra mente está todo el día “enrulada”, como un caracol, pensando cosas por hacer, cosas que pasaron, preocupaciones del futuro… Vamos a trabajar herramientas concretas para traer nuestra mente al ahora. Para conseguir esto, para tener consciencia de nuestro cuerpo, que no es tan fácil, tenemos que aprender una serie de técnicas, entre ellas, respirar de una manera consciente, no automática. Trabajaremos, además, una meditación guiada, que luego podrán practicar fácilmente en casa.

-Hoy en día se está empezando a aplicar en diferentes ámbitos, como el de la empresa o, muy especialmente, en el educativo.  

Tiene cabida en la escuela, en las instituciones educativas, en las oficinas… Es útil para cualquier persona en el ámbito laboral. Irse a un lugar retirado, sentarse, cerrar los ojos e invertir cinco minutos de respiración, de consciencia plena, es como desenchufar la mente, resetearla. Es una experiencia intensa y muy fácil, pero tiene que tener una continuidad. Uno lo tiene que practicar y saber que eso está en nuestro botiquín biológico. En el caso de los niños, me parece el método preventivo por excelencia. No solo les ayuda a ellos, sino a los padres que, normalmente, disponen de poco tiempo. Brindarles esa tranquilidad, esa práctica de la consciencia plena, le va a dar al niño un mundo emocional íntegro. Cuando el padre o la madre está en su eje es como un samurái, seguro como una montaña. Esto tiene implicaciones inmensas en el futuro.

“En el caso de los niños, el Mindfulness es el método preventivo por excelencia. Brindarles esa tranquilidad, esa práctica de la consciencia plena, les va a dar un mundo emocional íntegro”.

-En el caso de las sesiones individuales contigo, combinas psicología, Mindfulness y armonización energética. ¿En qué consiste y para quién está pensado?   

Estas sesiones individuales que duran alrededor de una hora u hora y media, apuntan a chequear a la persona para ver cómo está a nivel físico y energético, y brindarle herramientas naturales basadas en la respiración y la meditación. Está indicado para todo el mundo, pero específicamente para personas que se sienten cansadas, bajas de energía, que han enfermado mucho en los dos últimos años, personas apáticas, deprimidas, que han perdido la motivación y no encuentran un proyecto en su vida o que están muy sometidas a la rutina diaria, que sienten la cabeza embotada, sin ideas, o que tienen relaciones tóxicas con otras personas.

La armonización combina una profunda observación energética con un trabajo corporal. Se realiza en un lugar muy tranquilo, agradable, con una música especial… y lo que conseguimos es una transferencia de energía a través de una práctica manual en aquellas partes del cuerpo que se encuentran bloqueadas. Terminamos con una meditación. La persona siente una desintoxicación plena y se lleva un diagnóstico y una orientación para iniciar su cambio.

 

Sanar heridas emocionales

-El 24 y 25 de febrero tendrá lugar un primer seminario denominado “La llave interior”, para el que no son necesarios conocimientos previos. Hablas de descubrir los bloqueos emocionales que nos causan angustia, estrés o ansiedad. ¿Cuáles son esos bloqueos?

El bloqueo emocional más grande es sentir la necesidad de algo que no tienes. Las personas crean el espejismo de creer que siempre necesitan algo que las complete. A sus vidas les falta algo, que no les deja ser felices y esto crea mucho malestar emocional. Genera apatía, depresión y tristeza. Enseño a detectar que esos bloqueos emocionales provienen de las frustraciones inconscientes de nuestros padres.

-Y el domingo 26 de febrero, continuarás con “El camino del guerrero”, en el que propones sanar tristezas y heridas emocionales y entender conceptos como el ego y la compasión.

Es un nivel un poco más avanzado para personas que han hecho el primero o que hicieron el que realicé en Pamplona en septiembre. Más que conocimiento, lo que hace falta es asistir con la ansiedad un poco más baja, esa ansiedad de querer saberlo todo en primera instancia. La premisa principal para todo esto es la mente de principiante, hacerlo como si fuese la primera vez. Es muy sano para el ego. El ego, el individualismo, es la frecuencia en la que estamos en nuestro día a día. Tenemos muy poca actitud compasiva, entendida como sincronía con el otro, como empatía. En estos seminarios se aprende a ser más compasivo con uno mismo para saber proyectarlo a los demás.

-Para conseguirlo, la escucha, el silencio, la reflexión… resultan fundamentales. ¿Necesitamos alejarnos de un mundo lleno de ruido?

Hoy en día, nuestros corazones no tienen sosiego. No nos escuchamos. Algo que vengo observando desde hace tiempo es que, incluso personas que viven bien, aparentemente exitosas, cuando se toman un momento de silencio y vienen a uno de los seminarios, siempre sienten en su corazón un deje de melancolía, de tristeza, que no está resuelta. Eso es lo que enseño a detectar en este segundo nivel. Es algo que en las antiguas tradiciones se aprende a reconocer, la tristeza tierna del corazón del guerrero. Hay algo, una cierta intranquilidad, cuando uno está solo, en su mismidad. Y esa pequeña intranquilidad hace mucho daño si no es detectada a tiempo. Oriento a la persona hacia eso para que no le tenga miedo, porque es algo propio del alma humana.

CHARLA ABIERTA: “El potencial del Mindfulness como herramienta transformadora para la vida de las personas”.

21 de febrero, martes. 18:30 horas. Entrada gratuita. Aforo limitado. Inscripción en iciar@iciarburgos.es.

Lugar: Centro Errobi. C/ Florencio de Ansoleaga, 18, Pamplona.

SEMINARIO: “LA LLAVE INTERIOR”.

24 y 25 de febrero. Viernes, de 19 a 21 horas. Sábado, de 10 a 14 y de 16 a 19 horas.

Precio: 85 €

Lugar: Espacio Mindfulness Iciar Burgos. Paseo Santxiki 1, Mutilva Alta.

SEMINARIO: “EL CAMINO DEL GUERRERO”

26 de febrero, domingo. De 10 a 14 y de 16 a 19 horas.

Precio: 70 €

Lugar: Espacio Mindfulness Iciar Burgos. Paseo Santxiki 1, Mutilva Alta.

En caso de asistir a ambos seminarios, el precio conjunto será de 150 €. Para solicitar información o apuntaros podéis contactar conmigo a través de mi correo iciar@iciarburgos.es o mi teléfono 619 817 320. En el caso de que queráis concertar una sesión individual con Enrique Nicolaas, podéis llamarle directamente al siguiente teléfono para concretar horarios: 652 050 547. Estará disponible los días 21, 22 y 23 de febrero.

cartel-seminarios-mindfulness

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *